El experimento de Gotemburgo: trabajar menos para producir más

A principios de año, la ciudad de Gotemburgo (Suecia) pone en marcha un experimento: la mitad de los empleados públicos trabaja seis horas, la otra mitad ocho horas. A final de año los resultados mostrarán cuál de ellos ha sido el más eficiente.

Gotemburgo es la segunda ciudad más importante de Suecia, después de su capital: Estocolmo. Y en ella se ha querido centrar el laboratorio de políticas públicas de Suecia. El experimento consiste en reducir a 6 horas laborales (30 horas a la semana) las jornadas de la mitad de la población que se dedica al sector pasivo, mientras que la otra mitad continúa con la habitual de 8 horas al día (40 horas semanales). 

Con esto, se pretende contemplar qué grupo de trabajadores saca mayor rendimiento a su jornada laboral; si al trabajar menos disminuyen las bajas por enfermedad y los empleados están más comprometidos con la empresa. 

“Esperamos que la plantilla se coja menos días de baja por enfermedad y se sienta mejor física y mentalmente”, ha explicado Mats Pilhem, teniente de alcalde de la ciudad al diario The Local.

“Cuando el trabajo invade la esfera privada de forma constante, la productividad se reduce” Mats Pilhem

Aún es pronto para sacar conclusiones, puesto que el experimento no finalizará hasta diciembre de este año pero ya se han tomado algunas declaraciones que muestran connotaciones positivas: 

“Me cansaba mucho y cuando llegaba a casa no pensaba en otra cosa que tirarme en el sofá. Pero ahora me encuentro mucho más alerta, disfruto de mucha más energía en el trabajo y la vida familiar”, admite una de las empleadas del centro al diario británico The Guardian.

“La mejora en el bienestar de los trabajadores es innegable. Están menos presionados y tienen más energía. Pienso que es un buen modelo laboral”, opina la gerente del centro, Ann-Charlotte Dahlbom, al diario ‘Goteborg Daily’.

 

 

Deja un comentario